sábado, 18 de noviembre de 2017

Leer Ventajas de estar en la ruina, de Emilio Losada, es quedarse colgando del vacío. Versos con olor a noche, a despedida y rotura. Se lee el poemario, que ganó el Premio Andaluz de Poesía Villa de Peligros en 2014, en un rato. Y uno pudiera pensar que es solo eso: una lectura. Pero, en realidad, el poeta ejecuta un plan de ataque, te pone el cuchillo de la inseguridad en la garganta y susurra algo que te hace pensar que, pronto, todo tu castillo en el aire se desmoronará y estarás en el infierno. Calle, olor a sexo seco, alcohol... Son las ¿ventajas? de estar en la ruina. Placer y osadía desde la portada.



Esta noche recuperará a sus amigos

Esta noche recuperará a sus amigos.

Le volverán a llover los cumplidos, como no hace tanto;
protagonizará el desfile unisex de amor incondicional
ante la puerta del amplio baño de las chicas;
todo será desparpajo y adhesión, besos y arrumacos,
palmadas en la espalda y traviesa risa de niños,
y seguro que la chica del sueño aparecerá de repente
y se le volverá a poner tierna antes de esfumarse a la francesa.

Esta noche recuperará a sus amigos.
Esta noche tiene cocaína.


Una del oeste

Le pregunté a la librera:
¿Dónde está la poesía?

Unos segundos de incertidumbre
y las carcajadas se nos empezaron a caer de la boca.


Poemas de Emilio Losada.


Daniel J. Rodríguez / @DanielJRguez

0 Apuntes del lector: