domingo, 2 de septiembre de 2012



Comienza un nuevo curso y con él, las ganas de olvidar aquellas pequeñas motas que enturbian la vida (y que lo han llevado haciendo este pasado curso).

Es hora de volver a retomar este espacio, mi espacio y tu espacio. Lugar en el que comparto contigo, querido lector, parte de mí.
Después de varios días pensando en ello y gracias a la mecha que prende mi amigo Carlos (al que mando un abrazo), he lavado la cara al blog con una nueva y elegante interfaz. He pensado seriamente en eliminar todo lo anterior, incluso comenzar con un espacio y usuario nuevos, pero, las entradas anteriores, incluso aquellas más antiguas (con sus faltas de ortografía y todo) son, como he dicho al inicio, parte de esa parte de mí (valga la redundancia en este caso).

En este nuevo ciclo, al que me gusta llamar “la vuelta a casa”, en referencia a un poema que escribí hace poco y que encierra todo  lo ocurrido, será algo diferente. El blog no sólo será la bitácora poética y literaria, si no que alternaré esto con artículos que reflejen la realidad social y cultural y lo que de ella opino.

Una cosa más: A la derecha he colocado enlaces a interesantes blogs de amigos y conocidos y que poco a poco iré ampliando, permitidme que os recomiende encarecidamente la visita a éstos.

Solo eso, espero, una vez más, que perdones mi última y larga infidelidad y, al menos, compartas conmigo el camino hasta que alguno de los dos (tu y yo) abandone de nuevo.

Un abrazo (y esta vez si) desde los sueños.



Daniel J. Rodríguez.

0 Apuntes del lector: