sábado, 25 de junio de 2011

Tengo la boca vestida de luto,
se me han muerto las palabras.
Las manos las tengo que me lloran,
los ojos ya no gimen. El corazón
de viaje a mis recuerdos más odiados.

El día es la noche y la noche
se esconde bajo una luz oscura que, encendida,
lo apaga todo.

Tengo la boca vestida de luto,
se me han muerto las palabras,
se me han ido las sonrisas,
han vencido sus contrarias.


Daniel J. Rodríguez

0 Apuntes del lector: