jueves, 14 de octubre de 2010

No moriré al azar sin que me beses.
No he pintar suntuosas sombras al azar
De este cielo que nos une y desacata.

No azuzaré a potras desmedidas.
No besarás mi alma, que esta herida.
No cantaré con versos de muñeca.
No te hablare si no es por cortesía.





                           Sigilos y reservas.






Ahora puedo amarte porque
                   Puedo escribirte.
Porque te trazo sincera y atrevida,
Azul y rosa, verde, amarilla y fresa.

Porque estás en lo que no existe y
Existes aún cuando nada está.
Por que te quiero y qué más da.

Porque me abrazas y te beso,
                 Porque es de día
Y cuando la noche atrapa
Soy preso de tus cadencias,
Amor de tus caderas,
Rosa de mil espinas
Clavadas la noche etérea.















Daniel J. Rodríguez

2 Apuntes del lector:

angel almela dijo...

"Soy preso de tus cadencias"....bonito, Dani, bonito.

Dn. dijo...

Angel, es un orgullo para mí que visites y te animes a comentar el blog, pero es de una inmensa alegría que te guste alguno de mis versos.

Un placer.

Un abrazo desde los sueños.

Dn.