lunes, 30 de agosto de 2010

Dame de comer con tu boquita,
Trae buenos dulces y melazas.
Y olvida eso de ir de santita,
Que ni come ni amenaza.

Salta la ventana de la discreción,
Entra a este mundo rico y nuevo,
De aventuras y pasión,
De sexo y desenfreno.

Quítate las ropas y desnuda ante el espejo,
No tapes mis anhelos, no juegues con mis sueños,
Mírame urticante desde el obsceno reflejo
Y déjame, por una noche, ser tu dueño.


Daniel J. Rodríguez

2 Apuntes del lector:

nube dijo...

Gracias por tus palabras Dn. La verdad es que siempre consigues hacerme reflexionar, y eso me gusta :P

p.d: Interesante carta la tuya... ;)

Sex Shop dijo...

Muy buenooooo!!!!!!!