viernes, 2 de julio de 2010

-->


No enciendas la luz
Déjame dormir, déjame sentir
Que el sueño aún me envuelve.

No quiero despertar, el sueño
Me protege en la soledad de las noches
Donde ángeles con alas de plumas negras
Rasgan las vestiduras del que insomnio está.

Tu abrazo onírico me envuelve
Me apretas la cara en tu pecho
Y ya no estoy solo.

Siento la calma al besar tus manos
Y las llagas de tus pies heridos
Quiero abrazar el leño que me ofreces
Aún pudiendo sentir como sus astas se clavan en mi costado.

Mi amor, mi dulce amor
No me despiertes de este sueño
No me llames que aún es pronto.

Déjame soñar tranquilo, pues mi sueño
Es vivir con tu abrazo de amapola.
No despiertes a este niño
Que sólo quiere decir “te quiero”.




"Nos veremos en el cruce de caminos"

Daniel J. Rodríguez

2 Apuntes del lector:

Anónimo dijo...

Siempre que un sueño es bonito tendemos a no querer despertar,
a permanecer por más tiempo en él.

Siempre que un abrazo es sincero
nos gustaría sentir por siempre su calor, su fuerza, su seguridad,permanecer estrujado eternamente en él.

Siempre que alguien es capaz de dar su vida por ti, crece el deseo de caminar tras la estela del Amor que te regala, de aceptar lo que te pide y de dar también tu vida.

Así que amigo, despierta de tu sueño pero sin dejar de soñar.
Despierta a su presencia aunque no lo puedas tocar, y no dejes de abrazarlo en los abrazos a los demás.
Deja que te llame pronto y te haga contemplar la Nueva Luz que en ti brota y... ayuda a otros a soñar.

TMGCC.

Anónimo dijo...

Deja, poder disfrutar de este momento.