viernes, 25 de junio de 2010

-->
Una negra línea, infinita, que acompaña a tus ojos escondidos tras los cristales de la verdad a observarme como si quisieras recordar cada centímetro de mi rostro.

Una mirada atenta, viva y complacida que parece estar diciendo que serías capaz de dibujarme únicamente rescatando mi imagen de tu memoria.

Y yo te observo y el tiempo se vuelve abstracto, te siento y lo creo un milagro, sonríes y me hago eterno, me hablas y escapo del infierno.


Leves trazos comienzan a surgir entre las risas y las palabras. Leves trazos que me invitan a ignorar la muerte cuando toma forma, simples pinceladas que por segundos dan completo sentido a la existencia y me hacen desear que cada trazo dure la eternidad de un mundo con el único objetivo de que me mires eternamente.

En ese momento es cuando deseo utilizar el difumino de los sueños para onirizar el momento y que la única certeza de mi existencia seas tú.





Si tú me lo pides, no daré más cuerda a mi reloj de bolsillo.









 "Es Casi como el beso especial prometido"



Daniel J. Rodríguez

1 Apuntes del lector:

Franck dijo...

Hola soy administrador de una red de blogs estuve visitando tu página http://dnco.blogspot.com/ y me pareció muy interesante. Me encantaría que pudiéramos intercambiar links y de esta forma ambos nos ayudamos a difundir nuestros páginas.
Si lo deseas no dudes en escribirme.
Exitos con tu blog.

saludos


Franck
contacto: rogernad08@gmail.com