miércoles, 23 de junio de 2010

Musitan tus labios cientos de canciones,
Hablan al aire encantando corazones.

Al saltar la tapia de mis sentimientos
encontraron a un pobre órgano mugriento
Que no sabia que su función más hermosa
era amar a la niña de la flor de rosa.

Gritaste, la calle viste viuda
Gritaste, mi alma se desnuda
Gritaste: "te quiero cara-dura"

Y no pude decir, mi corazón aún tiene dudas.


Mi patata lisonjera se aleja de tus ojos de espada, vete. No quiero decirlo.




Siempre quedará el recuerdo efímero de un instante mágico.

Siempre quedará la emoción de un presente que sentimos.

Siempre quedará el deseo de un futuro que será cierto para nosotros.


Si, lo diré: te quiero.





"Para tus ojos"

Daniel J. Rodríguez

2 Apuntes del lector:

Anónimo dijo...

Vaya... quien lo dijo y quien lo diria.

Anónimo dijo...

El destino lo dijo.