martes, 6 de abril de 2010

Bienvenido a la posada del fracaso, al lugar donde no existe el consuelo, hogar de frustrados y malogrados, único sitio en que acogen a aquellos a los que el corazón sólo les produce dolor.

Aquí están todos, el suicida cobarde, incapaz de saltar de la silla que ajustaba la distancia entre la soga de su cuello y el suelo. También hay un niño que dejó de soñar, pues sus sueños se han roto. Un cura que no atreve a comulgar y una cantante muda, un payaso llorón y enamorado que no cree en el amor.

Posada regentada por una niña que comprende el mundo de los mayores. Triste ¿verdad? La cocina era dirigida por una cocinera anoréxica y la limpiadora no sabía de la utilidad de una ducha.

Bienvenidos a la posada del fracaso, un lugar donde tus sueños nunca, nunca se harán realidad.


Daniel J. Rodríguez

2 Apuntes del lector:

Anónimo dijo...

Corre, dijo la tortuga,
atrevete, dijo el cobarde,
estoy de vuelta dijo un tipo que nunca fue a ninguna parte,
salvame, dijo el verdugo,
se que has sido tu dijo el culpable.
no me grites, dijo el sordo,
hoy es jueves, dijo el martes,
y tu no te perfumes con palabras para consolarme,
dejame solo conmigo,
con el íntimo enemigo que malvive de pension en mi corazon.




Corre dijo la Tortuga, Sabina.
En esta posada hay lugar para unos cuantos que no tenemos espectativavs.

nube dijo...

Sin duda es una posada singular, creo que todo el mundo pasa alguna vez por lugares como ése...