lunes, 15 de marzo de 2010




Reglas, deberes y obligaciones, todo nuestro mundo se rige por eso. Hasta el arte.

No puedo entenderlo, la literatura se sujeta por reglas.....Los profesores ya no nos enseñan que una palabra puede transmitir algo grande, letras capaces de hacer que lágrimas broten en nuestro corazón.

Esta es mi poesía, esta es mi literatura, es volar,  es soñar, es dejar hablar al corazón.






Daniel J. Rodríguez

1 Apuntes del lector:

Anónimo dijo...

El poema chulísimo, y la peli del Club de los poetas muertos, muy buena.
Un saludo desde el país de los locos.