miércoles, 25 de noviembre de 2009

-->

Amigo, te escribo a la hora de tu marcha, cuando ya te vas, cuando nada cambiará tu decisión, cuando sólo puedo aceptar tu opción, y seguirte desde el silencio de mi dolorosa espera.

Es en este momento, cuando ya te siento lejos, que no puedo dejar de pensar en el ruido de silencio que dejará en mi corazón tu marcha, cuando no veo luz alguna, cuando mis ojos, enrojecidos, brillan como faros en la noche. Es ahora cuando quiero, aunque no puedo, recordar todo lo bueno vivido junto a ti.

Hoy amigo, hoy quiero recordarte lo que eres, lo que has sido y serás….

Es mi corazón un desierto de hielo, en el que sólo quedan reflejos de ti, reflejos espontáneos de tu amor, de tu amistad…


Hoy amigo, es hoy cuando te vas, cuando ya todo se apaga, cuando ya no hay marcha atrás. Es hoy querido, cuando más lejos de ti me siento, cuando mi voz se apaga al querer llamarte, cuando mis ojos se humedecen al querer pensarte….


Hoy quiero decirte, que allí donde vayas, en tu corazón me llevarás.
Hoy quiero decirte, que allí donde vayas, en mi corazón te llevaré.


A TI, MI AMIGO.


Daniel J. Rodriguez

0 Apuntes del lector: